By Gabriel García Margaix.

“En la actualidad, nada cuesta más que la información”

(Película: Inteligencia Artificial)

La Inteligencia artificial se está convirtiendo en una de las principales protagonistas del panorama tecnológico actual y por la que están apostando las principales empresas tecnológicas del momento.

Los que futurizaban mediante la ciencia y la literatura de ficción y pronosticaron a finales del siglo pasado una evolución tecnológica que a todos nos dejaba como mínimo inquietos y expectantes, no ha sido ni tan espectacular ni se ha desarrollado con tanta, aparente rapidez, como se esperaba.

El avance de internet de los últimos 15 años, se ha producido en entornos como: Marketplaces de consumos, Redes sociales, Browsers, Páginas web y Virtual store, entre otros. Pero el progreso más importante está todavía por llegar y la Inteligencia Artificial (IA) que ocupa ya el interés de todos los agentes tecnológicos que han liderado las actuales aportaciones en tecnología, van a seguir creciendo y a ocupar la escena del próximo panorama tecnológico global. En este sentido, atención a los términos que en adelante nos van a empezar a resultar más familiares como sistemas cognitivos, machine learning, redes neuronales, procesamiento de lenguaje o deep learnig.

Y detrás encontramos a grandes empresas tecnológicas y de comunicaciones como Apple, Google, Microsoft, Amazon y Facebook, situadas en las primeras posiciones del ranking, del cual han desplazado a las tradicionales energéticas como Exxon, de finanzas como Berkshire Hathaway, de salud como Johnson & Johnson e industria como General Electric.

En realidad, la inteligencia artificial llega en el momento en que se dan las circunstancias que la pueden hacer posible. Se trata de un momento de madurez en aquellos elementos que pueden hacen posible una apuesta firme por esta tecnología. Y por otra para está la oportunidad que el mercado ofrece a estas tecnologías emergentes, por otro lado, tan atractivas y esperadas. El desarrollo tecnológico y la mayor capacidad de computación con el procesamiento de grandes cantidades de datos a precios muy asequibles, han facilitado de forma determinante la aparición y la firme apuesta por la IA.

En Amazon se lleva invirtiendo en IA desde hace más de 20 años y su larga experiencia se ha materializado en el “motor de recomendaciones” que funciona con tecnología de aprendizaje automático (ML) y trayectorias que optimizan las rutas de recogida robótica en sus almacenes. El aprendizaje automático y profundo conforman gran parte del trabajo actual de AI en Amazón.

Microsoft con Cortana introduce un asistente personal inteligente que reconoce la voz natural sin necesidad de teclado y responde a preguntas usando el motor de búsqueda de Bing. Cortana es capaz de dar recordatorios, hacer seguimiento de envíos, vuelos, enviar correos, administrar calendarios, hacer chat, encontrar información o abrir cualquier aplicación del sistema.

Apple con Siri, ofrece una solución similar a Cortana. Siri es un spin-off de un proyecto desarrollado originalmente por el Centro Internacional de Inteligencia Artificial SRI. Su motor de reconocimiento de voz lo proporciona Nuance Communications y utiliza avanzadas tecnologías de aprendizaje automático para funcionar.

Google ha creado la plataforma DeepMind que interesa especialmente en su capacidad para  aprender de forma independiente. Su sistema híbrido denominado “Differentiable Neural Computer” (DNC) usa el almacenamiento de datos de ordenadores y los vincula con IA u una red neuronal capaz de analizar y aprender.

Cabe destacar también el enorme trabajo realizado por IBM con su tecnología de Computación Cognitiva en la que a través del proyecto Watson, en el que ha invertido más de 1.000 millones de dólares, imita la forma de razonar humano formulando hipótesis y seleccionando la respuesta con mayor nivel de confianza, presentando su razonamiento y aprendiendo de cada interacción logrando así incrementar su inteligencia.

Estos ejemplos del trabajo en AI desarrollado por las principales empresas tecnológicas del momento no es más que el principio de un largo camino con múltiples bifurcaciones que hemos de recorrer en los próximos años.

Y queda todo un largo capítulo relacionado con las empresas tecnológicas como Intel y Nervana que trabajan en el ámbito de IA con la intención de convertirse en proveedoras de soluciones tecnológica a empresas que quieran impulsar su transformación con servidores de almacenamiento optane para IA, machine learning, visión por ordenador y vehículos autónomos.

Se incrementan progresivamente las inversiones en IA calculándose en un 5% del capital invertidos en startups en 2015 y 5 billones de dólares en proyectos en el 2016. En España, para no quedarnos rezagados, se deberá continuar dando un impulso a este tipo de iniciativas que encabezan:

  • Sentisis: desarrollo de algotirmos de IA y análisis semántico.
  • Cognitiva: llevar a las empresas a la transformación cognitiva.
  • Savana: ayuda a la toma de decisión médica con técnicas de IA y Big Data.
  • Shazura: visión artificial a seguridad, defensa y productos Shot & Shop de moda.
  • Medwhat: sistema inteligente de autoaprendizaje que responde a preguntas médicas o de salud de usuarios y doctores.
  • Sngular Meaning: extrae significado de todo tipo de contenido no estructurado.
  • SmartMonkey: aplicación de IA en el ámbito de la logística, venta, cadena de suministro y entrega.
  • Hutoma: IA conversacional potenciada con Deep Learning.

La IA representa uno de los grandes fenómenos tecnológicos del momento y una oportunidad que se traslada al mundo de los negocios. El tratamiento de los datos para convertirlos en conocimiento, unidos a la IA, forman la combinación perfecta para una entorno de análisis y la toma de decisiones.

A términos como B2C (Business to consumer) o B2B (business to Business) se incorporan otros nuevos como M2C o M2B (machine to consumer o machine to Business) y el más relevante el M2M (machine to machine) que incorpora el intercambio de información entre máquinas y que alcance su punto álgido cuando este proceso se realiza de forma inteligente.

En este sentido, los bots son programas de IA que pueden hacer funciones útiles como buscar noticias, resumir páginas web o jugar. Pero si queremos experimentar a este nivel sensaciones de vértigo, podemos profundizar en la experiencia realizada por la organización OpenAI que ha conseguido que un grupo de bots creen su propio lenguaje y se comuniquen entre ellos.

Los Chatbots y los robots conversacionales son cada vez más utilizados en mensajería y redes sociales dialogando con inteligencias artificiales que les ayudará a mejorar el procesamiento del lenguaje natural. La transformación digital de las empresas y el consiguiente incremento de digitalización de sus procesos industriales, están propiciando el incremento en el número de aplicaciones de IA.

Los “agentes inteligentes” tienen cada vez más espacio gracias a la domótica y el IoT (Internet de las cosas), el mayor auge de los coches autónomos con las Smart Cities que integran tecnología de la información para administrar los activos de una ciudad inteligente y el uso de dispositivos “wearables” para el registro de datos actividad de las personas y cuyo ejemplo más relevante lo encontramos en el reloj de registro de actividad que está incorporándose con naturalidad en nuestra vida cotidiana.

Los próximos años vienen repletos de innovación e IA habrá tenido un importante papel como ADN tecnológico.

2018-05-16T10:51:34+00:00 diciembre 14th, 2017|Sin comentarios

Deje su comentario